martes, enero 27, 2009

...vestida de luto...

Vistiendo de luto para el funeral al que solo asistí yo.
Te espere, vestida de negro, creyendo que eso era lo que querías. Para los dos las cosas debían siempre de ser blancas o negras y por primera vez yo quería usar blanco, pero vos pudiste exigirme mas de lo mío, mas de lo mismo… solo negro.
Por las noches intento despejar mi mente y recordar aquella tarde de lluvia en donde te espere, pero la visión se nubla, como si las gotas de agua empañaran mis ojos y no me dejaran ver más allá de unos centímetros por delante. Busco con fuerza quitarme el agua de los ojos, y cuando lo logro comprendo que no llueve, que son más de las mismas lagrimas con las que teñí el universo de negro.
Recuerdo la tarde en que te dije adiós. Como sin pensarlo y sin mirar atrás camine a paso firme, convenciéndome una y otra vez que había sido lo mejor para los dos. Aunque sabia que era lo mejor para mi. Y jamás volví a mirar atrás y caminaba más lento, firme y constante, pero lento, con pasos mas chicos y a un ritmo que disminuía inversamente proporcional a mis latidos. Y seguía… y solo pretendía tu mano en mi hombro diciéndome que me había equivocado. Un paso y otro paso y nada de eso pasaba y las ganas de girar sobre mi invadían mi cuerpo, impulsos casi incontrolables de volver, de besarte, de tocarte… pero seguí y en la esquina doble. Casi como instantáneo, sintiéndome sola, y si que lo estaba, como si fuera básicamente invisible a los ojos de cualquier peatón me senté en el piso frente a la casa de grandes rejas y lloré. Le siguió el amanecer y casi una deshidratación.
Volví sobre mis pasos y cuando llegue al mismo lugar en donde me había equivocado ya nada quedaba.
Cada tanto y sin pensarlo, sin planearlo, mis pies se dejan llevar y avanzan uno frente al otro y nuevamente me llevan al mismo lugar, como si ahí fuese a encontrar una respuesta a algo de mi frustración, a la incapacidad del impulso.
¿Qué hubiese pasado si…? Pero no hay vuelta, no hay retorno, lo lineal del tiempo me encierra solo en una respuesta que no llega.
Vuelvo a la noche de luto e intento visualizar el cuerpo que yace cerca de mí otra vez las lágrimas no me dejan. Me despierto entre sueños y revuelvo en mi mente y no logro recordar la cara de la persona que yacía fría y fantasmal frente a mis ojos. Logro dormir un poco más, pero ahora es tu recuerdo el que hace de mis noches una pesadilla de posibilidades, de respuestas diferentes a la cantidad de preguntas que siempre me hice, pero tu voz solo me recuerda mi elección.
Me despierto, lloro y logro ver. Ahí, a pasos míos, frente a mi… ese cuerpo que yace sin vida, estático, casi invisible soy yo. Esa parte de mí que murió con vos… y el funeral al que nunca me acompañaste… porque nunca me lloraste.

3 comentarios:

GoNe dijo...

Amiga. Que lindo lo que escribiste... A veces uno necesita ver el cadaver viste...
La muerte y la vida son solo estados de animo.
Te quiere yo...

GoNe dijo...

Amigaaaaaaaa paso paso y paso!!!
Mandate un post eh... dale... porfi
Te extraño

GoNe

...agustinis... dijo...

jajaa yo tb te extraño! tanto demasiado!
ya subire cosas... hay, pero por algun motivo no las estoy subiendo! =P

besos muchos y ahi pasare x el blog tuyo ke no me deja expresarme en coments largos!